Crónica – Iron Maiden (Sonisphere 2011, Getafe)

Aún no era de noche, el ambiente se mantenía desde que entramos después de comer para ver a Hammerfall con todo el calor encima. Después del rato menos movido que pasamos con Dream Theater todos sabíamos que cada vez faltaba menos. Estábamos metidos de lleno en una marea literal de personas. Eran más de cuarenta mil agolpados frente al gran escenario. Los colegas nos subíamos a hombros para contemplar la cantidad de gente, sólo sobresalía un árbol entre las cabezas, sobre el que  se había encaramado otro tipo. Era un ambiente increíble, pero todo eso no importaba. Sólo queríamos que Dickinson saliera cuanto antes para que empezara el que esperábamos fuera el mejor concierto del festival.

Todo estaba tapado, así que no sabíamos que escenografía habían preparado sobre el escenario los ingleses. Cuando lo desvelaron vimos dos naves espaciales a los lados de la gran batería. Dentro de la temática del último disco, The Final Frontier. Y fueron las canciones de este último álbum las que coparon el inicio del concierto, aunque acabaría entrando de lleno en los clásicos y alguna sorpresa para gusto de todos los que estábamos allí. La intro fue la misma que la del disco, Satellite 15…The Final Frontier. Un buen inicio, uy es que a diferencia de algunos fans a mí me gustan estas nuevas canciones, y las eligieron bien para empezar el concierto. Son buenas, no excesivamente cargadas y fáciles de disfrutar. La estética, con pequeñas sorpresas, estaba siendo sin embargo bastante sobria. Las naves se acompañaban de algún juego de luces mientras un chaval llamado Bruce brincaba y corría de un lado al otro del escenario con su gorro negro de algodón. Madre mía, estos tíos no se han cansado después de tantas décadas, era genial.

Después de Dance of Death bajaron las luces y el fondo del escenario cambió una vez más dejando ver a Eddie portado la bandera inglesa. Era el momento de The Trooper. Empezó la canción y Dickinson salió con el uniforme rojo de la aviación inglesa portando una enorme bandera del Reino Unido. La primera vez que escuchaba un tema con el que había crecido en directo. Y mi colega a mi lado igual. El resultado es que estuvimos saltando durante toda la canción mientras la coreábamos, voces y riffs de guitarra con una sonrisa de oreja a oreja. Sonaba bien, y el ambiente era inmejorable. Tras esto vino una agradecida The Wicker Man, de nuevo con estupendo sonido. Todo el polvo y la arena que durante el día había arruinado algunos directos pareció desaparecer, quizás simplemente sabía que no podía molestar a los Maiden.

Y una vez más las luces se apagaron cuando ya era de noche en el Open Air. Unas estrellas brillaban en el escenario. Y…Fear of The Dark. Otra que cantamos todos los que estábamos allí presentes. Después sorprendieron con Iron Maiden. Si hasta ese momento los efectos sobre el escenario habían sido discretos nos recordaron que ellos también saben dar buen espectáculo. Un Eddie andante de dos metros se paseó junto a ellos durante toda una canción.  Luego vinieron dos de las preferidas por todos, The Number of The Beast Hallowed Be Thy Name. Cerraron el concierto con Running Free, el único fallo que puedo encontrar en este espectáculo, al que yo habría puesto el broche con Run To The Hills, que no tocaron.

En resumen, desprendieron energía, dieron un gran espectáculo y sonaron bien. Sólo nos queda agradecer que vinieran con este gran directo al Sonisphere de Getafe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: