Crónica – Machine Head (La Riviera, Madrid)

Después de unos decepcionantes Bring Me The Horizon podía escuchar como un sector del público pedía que salieran los americanos incluso antes de que acabara el concierto. Al margen de la nada memorable actuación de los ingleses esperaba ansioso la salida de Flynn y los suyos. Me abrí paso entre toda la gente para llegar a una buena posición: tercera fila de inicio. Y es algo increíble, pues es podía notar que conforme llegaba la hora prevista para el último concierto de la tarde la sala se llenó con mucha más gente. Se iluminaron sus dos grandes pantallas en el escenario y, como suelen hacer Machine Head antes de tocar, subieron bastante el volumen respecto a las anteriores actuaciones. Entonces salió el bueno de Robb y yo veía sus barbas a pocos metros de distancia.

I Am Hell fue el tema que abrió la actuación. Como era de esperar abundarían las canciones del nuevo disco, Unto The Locust, que estaban presentando. Todo sonaba bien, la poderosa voz de Flynn y su guitarra con la de Phil Demmel. Muy pronto sonó uno de los clásicos: Imperium, y el mosh pit fue tan brutal que llegué desde la mencionada tercera fila en la que me encontraba hasta la mitad de la sala en pocos segundos. Es una canción que me encanta, sonó bestialmente genial aunque no pude disfrutarlo tanto como me hubiera gustado mientras esquivaba golpes por todas partes.  Tenía ganas de escuchar las canciones del nuevo disco, como Locust, que es 100% Machine Head y parece hecha para estos directos y cuando todo el escenario se iluminó de verde supe que era el momento de la langosta. La canción sonó bastante bien, aunque de nuevo se notaba que la batería de McClain retumbaba demasiado en la sala. No importaba, porque las guitarras también se hacían escuchar mientras Rob y Phil tocaban espalda con espalda. This is The End Darkness Within fueron los otros dos temas del nuevo álbum. En la última Flynn pidió a todos los que se supieran la letra que cantaran con él. Parece que ya sabemos lo que quiere hacer con esta canción más lenta en los conciertos para que la gente no se venga abajo. Volvió a sonar genial.

Tras Ten To Hammer vino uno de los momentos más incómodos de la tarde. Todos salieron del escenario, pero estaba claro que el concierto no había terminado sin clásicos por tocar como Halo. Eso está bien, dar un pequeño descanso al público mientras el símbolo de la banda se proyectaba en las dos grandes pantallas del escenario. Pero hicieron una pausa demasiado larga. A la gente le pareció extraño y se notaba conforme se apagaban los gritos de Machine Fucking Head!. Había tensión y no sé si tuvieron algún problema entre bastidores o algo así. Finalmente volvieron a salir y, ahora sí, empezó el riff de la mítica Halo. Todos cantamos la canción con Rob. Toda la sala se sabía la letra, y la disfrutamos enormemente. Cerraron con otro gran tema, Davidian, que empieza con esa potente batería y continúa con la brutalidad que todos los fans conocen. En definitiva fue un gran directo, como acostumbra Machine Head, lo mejor de la tarde y disfrutándolos mucho en sala, casi más que en espacios abiertos como los festivales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: