Crónica – Rammstein (Sonisphere 2010, Getafe)

Era el concierto más esperado durante los dos días, y se notaba. Ya esa tarde había visto chicas que se vestían sólo con una bandera alemana, multitud de camisetas de Rammstein. Estaba claro que se perveía un gran espectáculo por parte de Till y los suyos. Esto es tan cierto como que me sorprendió ver a gente que se marchaba del concierto de Megadeth antes de terminar para ir cogiendo sitio en el escenario grande. Por mi parte preferí quedarme para terminar de ver el buen espectáculo de Mustaine. Así, cuando llegué a la arena ya había decenas de filas de personas frente al escenario cubierto por un gran telón negro. Esto les encanta a los alemanes, sus espectáculos son toda una sorpresa, un juego de pirotecnia y efectos dignos de ver, y más acompañados de su buen Industrial Metal. Pasaban los minutos y la gente empezaba a ponerse algo nerviosa, y me incluyo, por la sensación de no saber que es lo que el grupo nos tenía reservado.

Abrieron el telón y seguíamos sin poder ver el escenario. Una bandera alemana lo cubría por completo. Sí, por completo, y cuando esta cayó empezó lo grande. Los acordes de Rammlied se compañaron de los primeros fuegos artificiales mientras aquella enorme bandera caía dejándonos ver a toda la banda. Algunos dicen que el espectáculo enmascara un menor talento para la música en directo, pero no salí de allí pensando eso. Sus canciones no son muy complicadas, pero la ejecución es acertada, el sonido fue muy bueno y del espectáculo hablaré ahora.

Mucho fuego por todas partes, los de las primeras filas debieron acabar achicharrados, y ojalá pudiera haber llegado tan cerca. El público estaba menos activo que en otros conciertos, admirando el teatro en que se convierten cada uno de los directos de esta banda. Con Feuer Frei! llegaron las máscaras lanzallamas, con Pussy el cañón de espuma y con Ich Will las luces por todo el escenario. Me quedé mirando al cielo un rato cuando un torpedo salió de una torre frente al escenario y pareció estallar en él. Till echaba gasolina en llamas a Lorenz desde una plataforma circular a varios metros de altura. Aquello era simplemente increíble. Y una de las escenas que se me quedó grabada fue al propio Lorenz subido en una barca neumática y navegando…por el público. Y como esto es España teníamos que dar la nota distintiva. Alguien le dio una bandera de nuestro país que paseó orgulloso mientras navegaba de vuelta al escenario. Yo apenas podía parpadear.

En definitiva fue un gran espectáculo y el sonido fue muy bueno. Un gran broche para este festival que promete ser de los mejores, sino el mejor, de Europa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: